Se clasificó el 105° deportista argentino a los Juegos Olímpicos: el punto que le dio el boleto a París 2024 y su eufórico festejo

0
13

Cuando tenía 10 años, Santiago Lorenzo fue invitado a un programa de la TV local donde vivía en Mendoza y ante la pregunta del conductor no dudó en responder. Casi sin perder el tiempo, ese chico oriundo de San Rafael: “¿Cuál es tu sueño?, le consultó el periodista, a lo que él protagonista de esta historia contestó: “A una Olimpiada…”.

Si bien la Olimpiada es el proceso que dura entre que terminan unos Juegos Olímpicos y se ponen en marcha los siguientes, aquel joven jugador de tenis de mesa, que ya era campeón nacional a su corta edad, tenía como objetivo participar en el evento deportivo más atractivo que reúne a los mejores atletas de todas las disciplinas. Hoy, 12 años después, lo logró y es la plaza número 105 para el deporte argentino de cara a París 2024.

En el torneo preolímpico continental que se llevó a cabo en el Polideportivo 3 de la Videna, el centro de alto rendimiento ubicado en Lima, Perú, Lorenzo se clasificó tras vencer en la final al estadounidense Nikhil Kumar por un contundente 4-1 (11-9, 16-14, 11-6, 9-11 y 11-3). Una vez que el rival erró, Santi se desplomó en el suelo y luego se estrechó en un abrazo con el entrenador de la federación argentina de tenis de mesa.

Antes de la definición, el sanrafaelino dejó en el camino a Wu Jiaji (República Dominicana) por 4-0 (11-5, 11-5, 11-6 y 11-7) y en las semifinales, superó a Nicolás Burgos en un duelo para el infarto que se estiró al último parcial. El argentino venció al chileno por 4-3 gracias a los siguientes parciales: 5-11, 11-6, 11-9, 11-13, 11-6, 4-11 y 11-9.

Santiago Lorenzo clasificó a París 2024
El jugador de tenis de mesa tendrá su estreno olímpico a los 22 años (ITTF Américas) (ALEX MELGAREJO/)

La historia cuenta que Lorenzo comenzó a jugar a los 7 años. Es más, llegó a ser pareja con su papá Fabio en varios torneos que jugaron en su San Rafael natal y ganaron la liga local en el evento de dobles cuando el nuevo clasificado del deporte argentino a los Juegos Olímpicos tenía 13. El proceso de la joya del tenis de mesa en la selección argentina pasó desde la Sub 11 a la Sub 18 hasta que tras un selectivo se sumó al combinado mayor tras los Juegos Olímpicos de Tokio que se llevaron a cabo en 2021.

En plena adolescencia, el desarraigo fue duro de sobrellevar. Estar lejos de su casa afectó a Santiago, pero logró tomar la decisión de que quería seguir jugando, pero como profesional. “En su momento fue difícil. Me fui de San Rafael a los 15. Y el primer año bien, el segundo y tercer año muy pocas ganas. Hasta mi último año de juveniles, no estaba cerca de poder entrar a la selección mayor. Estaba muy lejos, y de repente pegué un salto muy grande. En el mismo torneo le gané a Pablo Tabchnik, a Gastón Alto, los mejores de la selección. Pero extrañaba lo que no podía hacer a los 15 cuando tenía 17. Quería estar más tiempo en mi casa. Ese año estuve mucho en casa y a los 18 me fuí a Europa”, conto Santi en una nota a La Licuadora Deportiva.

Decidí probar un año en Europa y a partir de ahí fue todo más natural. Era o ir a Europa o ir a San Rafael. Estar en Buenos Aires no tenía sentido, porque no servía para progresar. O era dar un paso más en Europa o volver a empezar”, agregó Santi sobre una elección que lo marcó. Lo mismo que le ocurrió cuando miraba de niño los Juegos Olímpicos y toda la revolución que se generó en 2011 y Londres 2012 con la clasificación del recordado Liu Song, el jugador de tenis de mesa chino que compitió para la selección argentina.

“Era el sueño de chiquito, poder estar en unos Juegos Olímpicos. He hecho un torneo buenísimo, desde el primer partido”, dijo en diálogo con la organización después de la victoria ante Kumar. Antes de no poder contener las lágrimas de la emoción por cumplir un objetivo desde que empezó a jugar un deporte que lo enamoró desde la cuna.

Santiago Lorenzo clasificó a París 2024
Santi Lorenzo con el boleto a París 2024 (ALEX MELGAREJO/)

Gracias a la clasificación de Santi Lorenzo a París 2024, el deporte argentino tendrá su lugar asegurado en las siguientes disciplinas: fútbol, tiro deportivo, arquería, esgrima, taekwondo, remo, canotaje velocidad, natación, pentatlón moderno, tenis, equitación, hockey sobre césped, handball, vela, ciclismo y rugby seven, atletismo y tenis de mesa.

En este sentido, los que tendrán una nueva chance en la continuidad del torneo serán los otros tres jugadores que no lograron sacar el pasaje: Horacio Cifuentes, olímpico en Tokio 202, y la dupla femenina compuesta por Camila Argüelles y Ana Codina.

Hay que mencionar que todavía resta el cierre de los ranking olímpicos en varios deportes individuales, lo mismo que la definición de dos seleccionados como el de vóley masculino y el rugby seven femenino. En el caso del equipo de Facundo Conte y compañía, todavía no logró sacar el boleto en uno de los preolímpicos que se jugaron en el último trimestre del año pasado, ahora deberá asegurar su clasificación por ranking.

Argentina marcha en el sexto lugar de la clasificación mundial FIVB y solo tiene por encima a Italia de los seleccionados que todavía no están en París 2024. Para terminar de sellar el pasaje, jugará la fase inicial de la Volleyball Nations League, donde deberá sumar puntos para no correr riesgo. Más allá del equipo masculino de voleibol, Las Yaguaretés buscaŕan clasificarse por primera vez en el Repechaje Olímpico femenino que se disputará un mes antes del inicio de los Juegos (del 21 al 23 de junio) en Mónaco. Solo el campeón sacará pasaje a París 2024.